Fisker: la automotriz pasa por su peor momento de crisis.




                               El sedán Karma

Fisker está pasando el peor de los momentos como empresa. Seis meses sin producir un solo auto, perdió el dinero subsidiado por el gobierno, el fabricante de sus baterías quebró, y económicamente con bajos recursos económicos.
Henry Fisker está buscando socio para inyectar dinero, o para venderle toda la compañía y resucitar. Para luego volver a la carga con el Karma y lanzar finalmente la cupé Atlantic.
Fisker ya contrató a  la consultora Huron Consulting Group Inc., quien se encargará de administrar los escasos recursos de que dispone la compañía californiana.


                               La coupé Atlantic

No hay comentarios: