GQ: el último híbrido de Citröen


Más allá del Salón de Ginebra, hay que  hablar respecto del GQ de Citroën porque vale la pena. Este concept fue presentado con la colaboración de la revista GQ británica.
El sistema de desplazamiento es de un híbrido Plug-in (enchufable) con un motor eléctrico y uno de combustible de 1,6 litros que suponen unos 100 Km/h en un tiempo de 4,5 segundos. No hay más datos por el momento.
Realmente hay que admitir que su frente impresiona, aunque hay reminiscencias del GT de Citröen. Realmente una coùpé con todas las letras, muy deportiva. Unas tomas de aire pronunciadas, una parrilla diminuta y las ópticas bien afiladas lo hacen un deportivo llamativo. 

Su perfil marca una altura baja que acompaña su acristalamiento muy reducido, con guardabarros musculosos y rehundidos de sus laterales que le dan dinamismo. No me queda muy claro su diminuta puerta trasera, se supone que es un 2+2.
Desde ya se podría decir que es un super hatch back y la verdad que está bien logrado, beneficia al diseño. Lo hace nuy deportivo y el perfil se muestra muy atractivo a simple vista. Creo que sus llantas colaboran a esta terminación.

Su posterior es también atractivo, sobre todo su luneta, y las ópticas que parecen extenderse y desaparecer por detrás de los guardabarros traseros. Un diseño con muchas curvas, muy redondeado y que lo hace deseado por los consumidores.

Su interior coincide en calidad con su exterior. Volante deportivo con grips e inferior/ lateral achatados al mejor estilo competición, comandos al volante, tablero digital combinado, consola ergonómica y  cueros en las butacas también deportivas. 
En definitiva un modelo deportivo, aerodinámico, de íneas curvas y limpias, más un diseño exterior/interior atractivo. Soy un convencido de que Citröen estará a la vanguardia de los autos ecológicos. Al ver al GQ no me cabe ninguna duda.

No hay comentarios: