SAAB finalmente anunció su quiebra.



Ante el desacuerdo de GM de establecer cualquier acuerdo con compañías chinas por parte de SAAB, ahora su socia china Youngman comunicó que no va a aportar más dinero.
Entonces la empresa sueca decidió solicitar la quiebra, porque es "lo mejor para los acreedores y empleados de la compañía". Creo que por ahora es el fin para SAAB, después de los constantes manoseos que tuvo que soportar aún sabiéndose ganar sus años de prestigio. Pero el mercado no perdona.
Ahora sólo queda esperar que alguien compre el nombre comercial para resucitar la marca. En todo caso, el nombre de SAAB sólo podrá usarse con el visto bueno de la empresa aeronáutica homónima.

No hay comentarios: