Una visita al interior de TESLA Motors.



Tesla ya es un ícono en Palo Alto (Silicon Valley, EE.UU), en lo que a automotrices se refiere. Ahora abrió sus puertas a los periodistas para que puedan ver el proceso de desarrollo de su sedán eléctrico: el Modelo S. Es sorprendente ver la planta de 32.500 m2 proyectada en tres pisos.
Cada unidad del sedán contempla unas 7.000 baterías planas de ion- litio. y se ubican debajo del
modelo. Peter Rawlinson, Vicepresidente de Ingeniería de Tesla, mencionó la mínima cantidad de tiempo que se tarda en instalar un paquete. Pero Tesla no confirmó que tiene planes para ofrecer un servicio de intercambio de baterías similar a lo propuesto por empresas como Better Place. Pero la probabilidad existe.
Por otra parte, Tesla afirma que el paquete de baterías durará hasta 10 años, con tres capacidades disponibles para los compradores del Modelo S: uno para 257 Km y otros dos que aumentan la gama en 370 y 480 Km. Para la primer variante el precio será de 57.400 dólares, para la segunda de 67.000 dólares y para la tercera $77.000.



                                                                 Paquete de baterías ion-litio.
Tesla ha aprendido mucho de los 1.500 autos vendidos alrededor del mundo, con un registro de casi 10 millones de kilómetros en los últimos años. De esta manera, se presume que las baterías del Modelo S tendrán no sólo un mayor rendimiento, sino una vida más larga y mayor densidad de energía, además de ser menos costosas de producir que aquellas instaladas en los primeros modelos Tesla.
Rawlinson señala que no sólo se logró agrupar el paquete de baterías transformándolo en un espesor ultra delgado, sino que además en el futuro será parte integral del chasis.





Rawlinson compara el motor con un reloj suizo, con todos los componentes desarrollados lo más compactos posible. Está ubicado en el eje trasero y posee 300 kWh (en la foto de arriba se ve al motor sobre la izquierda y la unidad de control de potencia [CPU] a la derecha). Tesla confirma una aceleración de 0 a 100Km/h en seis segundos.
Asimismo, el plan de producción contempla alrededor de 20.000 unidades por año.

Para ello, Tesla está construyendo 20 prototipos en sus instalaciones de Palo Alto, para probar una variedad de diferentes sistemas. Por ejemplo: uno se usará para evaluar el sistema eléctrico, otro la dinámica y manejo, mientras otro se expondrá a una prueba de de registro equivalente de 400.000Km en el transcurso de seis meses. Dos vehículos de también serán para testeo de frenos (están en proceso de evaluación en Wisconsin) y uno de los directores del programa, Jerome Guillén, lleva todos los días a uno de los prototipos a su trabajo.
 El sedán naranja que se ve en la foto se está desarrollando para las pruebas de choque. La empresa ya ha realizado una serie de tests de baja velocidad y quedaron muy satisfechos con los resultados.
Tesla planea construir unas 100 mulas (vehículos de prueba)  antes de que comience la producción definitiva.




Fuente: autobloggreen

No hay comentarios: