La automotriz noruega Think presentó quiebra.



El fabricante noruego Think, una de las automotrices más viejas focalizada en "eléctricos", declaró por tercera vez su bancarrota. Aunque ahora su situación es más difícil y por lo que parece sin retorno.
El City, su único modelo, comenzó a ofrecerse a principio de año en versión comercial y antes había salido un cuatro plazas. Este modelo proviene de un diseño de los '90, cuando la compañía tenía el apoyo de Ford (fue su propietario).
Por otra parte, Think ni siquiera pudo lanzar el monovolúmen conceptual -en  etapa de diseño renderizado- llamado OX Concept, con el cual sus chances hubieran sido diferentes.
 Así los noruegos no pudieron resistir más sin dinero y sin ventas, por lo que se vieron obligados a cancelar la producción en Finlandia (el proveedor Valmet se ocupaba del montaje).
Ener1, otro de sus proveedores -pero de baterías-, dicen que perdió 32 millones de dólares. Es posible que ahora los acreedores vayan por los activos de la compañía.



No hay comentarios: